Acoso

El acoso en el cine ¿nos insensibiliza ante situaciones reales? La Universidad de Michigan dice que sí

A no ser que seas un extraterrestre que acaba de aterrizar en nuestro bello planeta azul, (cosa que aunque parezca imposible, ¡podría ocurrir!) es más que probable que hayas visto la película que en los últimos años se ha proclamado cuna del romanticismo: Love Actually. ¿Y si le damos la vuelta a la tortilla, y la contemplamos como una pequeña oda al acoso? Me explicaré.

Aliens

 

Love Actually  como sinónimo de: “acoso tierno”

Love Actually, estrenada hace ya 13 añitos recoge una de las escenas que podríamos considerar más románticas de la historia del cine. Aquella en la que el pobre Mark, interpretado por Andrew Lincoln, se personaba en la puerta de su amor, Juliet interpretada por Keira Knightley, y  le mostraba una serie de carteles exponiendo sus intenciones.

Love Actually

 

¿Por qué esta escena da grima? Para empezar, es la mujer de tu mejor amigo y ya lo dijo H. Brooks, “un amigo es demasiado, dos son multitud  y tres son imposibles“. La cosa se agrava cuando tenemos en cuenta que el marido está dentro de la casa… un poco inquietante el asunto. Seguimos hilando la historia con el hecho de que hasta entonces el bueno de Mark ha sido jodidam***** borde con Juliet, lo que ya da pistas de cierto comportamiento bipolar por su parte. Inquietante también la escena de la boda, donde se ha pasado TODA la ceremonia (y ya sabemos lo larga que puede hacerse una ceremonia) grabando a Juliet en exclusiva. Todos estos comportamientos …¿acoso?

Andrew Lincoln

Si crees que exagero, el propio Andrew ha reconocido en una entrevista 13 años después:

He is a stalker

Es un acosador. ¿En serio? Nooooo….

Pero podemos ir más allá. ¿No te parece que Ben Stiller da un poco de grima en Algo pasa con Mery? Lo del detective privado, reconócelo, es un poco acosador. Todo esto lo demuestra el siguiente estudio:

Universidad de Michigan, estudio sobre las creencias sobre el acoso

El estudio “I Did it Because I Never Stopped Loving You” realizado por la invertigadora Julia R. Lippman, consistió en hacer que una muestra de 426 mujeres vieran fragmentos de tres tipos de películas.

  • Tipo nº 1: películas en las que se muestran tendencias acosadoras “leves” definidas como “búsqueda persistente“. Ejemplos: las dos citadas anteriormente.
  • Tipo nº 2: películas en las que se ve una clara muestra de acoso y maltrato, como “Durmiendo con su Enemigo” de Julia Roberts.
  • Tipo nº 3: documentales como “La Marcha de los Pingüinos” usadas como método de comparación.

Durmiendo con su enemigo como ejemplo de acoso

Resultados del estudio

Después de ver los fragmentos, cada persona tenía que completar unos cuestionarios que medían sus opiniones sobre el acoso.

Según explica Lippman, las mujeres que vieron el primer tipo de películas eran más tolerantes en sus actitudes hacia el acoso. Las mujeres que habían visto actitudes más agresivas no tenían una opinión tan relajada. Tal y como dice:

[Estas películas] pueden alentar a las mujeres a relajar sus instintos. Esto es un problema porque la investigación muestra que los instintos pueden servir como señales poderosas para ayudar a mantenernos a salvo. En el fondo, todas estas películas están tratando con el mito de “el amor lo puede todo”. A pesar de que, por supuesto, no es así. El amor es grande, pero también lo es el respeto a las demás personas

Cuando vemos a un Andrew Lincoln, o a un Ben Stiller, pensamos “qué tierno” “lo que hace por amor” “pobre chico”. Pero ¿dónde queda el respeto por la parte femenina del asunto?

Los “mitos de acecho” son creencias falsas o exageradas sobre el acoso que minimizan su gravedad, lo que significa que alguien que respalda con más fuerza estas actitudes es propensa a tomar el acecho como un problema menos serio.

Así que parece ser que no es cuestión baladí, esta justificación social hacia “la búsqueda insistente”, porque a fin de cuentas, en la vida real ¿no te haría sentir un poco incómoda? San Cisco cree que sí y lo canta en su maravillosa canción Awkward:

 

Adicta a la repostería, los vestidos bonitos, Instagram y las chucherías rojas. Me gusta compartir todo aquello que me llama la atención y me hace sonreír :-)

Suscríbete por mail

Twitter

Instagram

THE SHELF NETWORK