Escuchar música, tan maravilloso y tan peligroso

    headphone
    Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos escuchamos decenas de canciones y muchas de ellas nos llevan a lugares y momentos del pasado que nos hacen revivir experiencias maravillosas e inolvidables.

    En el gimnasio una buena lista de música marca la diferencia entra pedalear mirando el reloj o trotar al ritmo de una gran canción.

    La música marca los momentos más importantes de nuestras vidas

    Aquel verano en la playa, nuestro primer amor, esos viajes con amigas, la inolvidable Yacht Week… Cuando volvemos a escuchar las canciones que sonaban en esos tiempos, suspiramos, sonreímos y recordamos cada instante que vivimos.

    Cada mañana me pongo los cascos y desconecto del mundo. El paseo al trabajo se vuelve un camino entretenido ambientado con mis canciones preferidas. No escucho nada más que a Izal susurrándome al oído.

    Escuchar música puede resultar peligroso

    Hace un par de días estaba comprando en un conocido centro comercial. Iba con los cascos puestos y sin querer tiré una diadema con el bolso. Al llevar los auriculares no me di cuenta ya que no escuché cómo el objeto chocaba con el suelo. La dependienta al verlo se acercó y muy maleducadamente, por cierto, me dijo que tuviera cuidado. En ese momento me di cuenta de lo peligroso que es llevar los cascos puestos.

    Vamos por la calle con la música a tope totalmente aislados sin siquiera poder escuchar un ¡CUIDADO! o el sonido de un claxon avisándonos de un peligro. Caminamos ajenos a todo lo que pasa a nuestro alrededor.

    Pero esto no solo ocurre con los peatones, el peligro se multiplica en el caso de los ciclistas y motoristas que van escuchando música mientras conducen. ¡Hasta nos lo recuerda la Policía Nacional en Twitter!

     

    La verdad es que hasta el momento en el que tiré la diadema y la dependienta me llamó la atención no me di cuenta de lo peligroso que es ir con los cascos. Desde que eso ocurrió, no he dejado de escuchar música por la calle, ahora sí, lo que he hecho es bajar el volumen.

    Si eres de los que no puede vivir sin música, medita un momento sobre esto. ¡Hay tiempo apra todo! Cuando vayas por la calle, no te aísles, ajusta el volumen para poder escuchar música y poder oír lo que ocurre alrededor.

    Soñadora con los pies en la tierra.

    THE SHELF NETWORK

    Instagram