¿Prefieres tu planeta o tu chuletón? Meat Free Monday te ayuda a elegir

La semana pasada se celebraba el Earthday, dia de la Tierra, y las redes sociales se llenaban de encantadores dibujitos más o menos cursis, de nuestro planeta azul y frases de concienciación.

Porque de eso vamos sobrados, ya sabemos que el planeta está sufriendo, que los niveles de contaminación superan con creces los que nuestra salud puede soportar a largo (y corto) plazo, hasta Leonardo di Caprio al recoger el ansiado Oscar dedicó su discurso de agradeciemiento a la ecología y el ya evidente calentamiento global.

Y nosotros ¿tenemos tan claro que estamos en un punto de no retorno? ¿Qué hacemos para salvar el planeta? ¿Aportamos nuestro granito de arena o nuestro activismo acaba con una mención en un día puntual en las redes sociales y seguimos a otra cosa mariposa?

Preocupación

Antes de la crisis actual, durante décadas, nos hemos acostumbrados tanto al crecimiento económico y malgastar recursos, que no somos capaces de parar un momento e imaginar posibles alternativas.

Seguimos creyendo en un crecimiento infinito en un sistema, como la Tierra, que tiene recursos ‘finitos’ y limitada capacidad para dar cabida a los residuos que generamos pero va en contra del sentido común, además de ser científicamente absurdo.

Entre los recursos que necesitamos, el más importante y la base de todo es la energía, la usamos en cada acto de nuestras vidas en cada momento, afortunadamente, es también el único recurso que podemos obtener desde el exterior, el sol que si no fallan los cálculos continuará brillando y dándonos calorcito durante más de 4 mil millones de años. Si lo hacemos bien tenemos energía LIMPIA para rato.derroche

Sin embargo, nos lo montamos fatal y a día de hoy gran parte de la energía utilizada proviene de combustibles fósiles, un recurso que se agota, causa daños a la salud y destroza el medio ambiente.

Por lo tanto, no es descabellado decir que hay que actuar con rapidez en tres frentes:

AHORRO (es decir, reducir la producción de cosas inútiles), EFICIENCIA (utilizar en cada caso la mínima cantidad de energía posible), y el DESARROLLO de las energías renovables (solar, eólica, hidráulica y así sucesivamente).

Sobreexplotación ganadera

Ahorro y la eficiencia contra el despilfarro energético al que estamos acostumbrados, y actuar estratégicamente no sólo en relación a la electricidad, sino de cualquier otro recurso.

Empezando por el desperdicio de alimentos que no sólo está vinculado a la gran cantidad de comida que se tira, sino también, y tal vez más, al tipo de dieta que llevamos.

Un kg de trigo tiene un contenido de 3500 kcal de energía, ¾ partes de esta energía se la da el sol y  ¼ restante o sea 800 kcal, los combustibles fósiles utilizados en las labores agrícolas. Para obtener 1 kg de carne de vacuno, sin embargo, no se necesitan solo 800 kcal, hacen falta 40.000 kcal de combustibles fósiles.

200 (1)

La diferencia entre el cereal y la carne, entonces, no es sólo la cantidad de energía consumida para producirlos, sino lo que implica en el suelo y el agua. Considerando que 1 kg de carne solamente proporciona la mitad de las calorías que proporciona 1 kg de trigo, se estima que 1 kcal obtenida de la carne requiere aproximadamente 100 veces más energía, 15 veces más tierra y 20 veces más agua que 1 kcal de trigo .

Haciendo unas cuentas rápidas está claro que esta sobreexplotación debería tener los días contados y empujarnos hacia una dieta principalmente vegetariana.

Al leer esto ya me imagino las caras de algunos…

¿¿¿TODOS VEGETARIANOS PUES????  ¿¿DESDE YAAA??

Meat Free Monday

MEAT FREE MONDAY

No. Tranquilidad, pasito a pasito, podemos empezar por el el Meat Free Monday, (lunes sin Carne) no comer carne por lo menos un dia a la semana, una propuesta que Paul McCartney y sus hijas lanzaron en 2009 y que  gana adeptos, no requiere mucho sacrificio y tanto nuestro planeta como nuestra salud lo agradecerán. Porque un día SI puede marcar la diferencia.

¿Que mejor manera de empezar la semana de manera saludable y con el buen rollo que da saber que de estamos ayudando nuestro planeta y a la vez dando un descanso a nuestro cuerpo después de los inevitables excesos del fin de semana?

Hay un montón de recetas sin carne (ni pescado, ni marisco), os propongo una de mis favoritas para ir empezando.

giphy (4)

ALBONDIGAS EN SALSA DE TOMATE

Ingredientes para 4/6 personas:

  • 200 g de harina de avena (copos de trigo sarraceno para la versión sin gluten)
  • 3 cucharaditas de semillas de lino
  • 250 g de lentejas (pesadas ya cocidas)
  • 4/5 tomates secos
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • mezcla de hierbas aromáticas (romero, salvia, laurel, tomillo)
  • curry
  • nuez moscada
  • paprika
  • harina de arroz
  • harina de maíz
  • 700 ml de salsa de tomate
  • sal
  • pimienta
  • aceite de oliva virgen extra

Procedimiento:

En un bol ponemos la harina de avena y añadimos un poquito de agua para que se ablanden. A continuación añadimos las semillas de lino previamente remojadas en agua hasta que se forme una especie de gelatina pegajosa. También añadimos los tomates y ajos secos, las lentejas hechas puré las hierbas y especias.

Mezclamos bien, si la mezcla se vuelve demasiado pegajosa añadir un poco de harina de arroz. Sin embargo, la masa debe quedar blandita, no demasiado compacta, porque al cocinar, las albóndigas puede que se sequen un poco . Ponemos la masa en la nevera a reposar durante una hora,  a continuación vamos a formar nuestras albóndigas, las rebozamos en harina de maíz.

Se vuelve a poner en la nevera durante una hora más.

Luego, en una sartén freímos en un poco de aceite de oliva virgen extra, la cebolla picada finamente. Añadimos nuestras albóndigas y dejamos que se doren por todos lados durante unos minutos. Añadimos la salsa de tomate, salpimentamos y bajamos el fuego al mínimo. Dejamos cocer con tapa durante 10/15 minutos removiendo suavemente las albóndigas de vez en cuando.

Podemos emplatar añadiendo un poco de aceite perejil crudo picadillo.

¡Cuidar el planeta puede ser delicioso!

giphy (5)

Hedonista y disfrutona, enamorada de la vida, he hecho mía la frase de Hipocrates "Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina".

Suscríbete por mail

Twitter

Instagram

THE SHELF NETWORK