Crumble de manzana

¿Habéis probado alguna vez un crumble de manzana? Este postre, que en español podríamos llamar «crujiente de manzana» es un plato muy frecuente en Estados Unidos y Gran Bretaña, y consiste en cubrir una base de manzanas asadas con una capa crujiente hecha de varios ingredientes. La primera vez que aparece mencionado en un libro de recetas es en el siglo XVII, aunque probablemente se concinara desde mucho antes. Hoy en día existen muchísimas variantes del mismo: con melocotones, con peras, de ruibardo… Aún así el de manzanas es el tradicional y más extendido.

manzanas

Aunque el  crumble de manzana es un postre más adecuado para el otoño y el invierno, ya que se debe servir templado, resulta muy agradable comerlo también en las noches de verano, acompañado eso sí, de una bola de helado.

La receta que he seguido la podéis ver en su versión original en el blog Joy of Baking.

Ingredientes para el crumble de manzana

Para la cobertura

  • 65 gramos de harina.
  • 50 gramos de azúcar blanca.
  • 55 gramos de azúcar moreno.
  • 1/2 cucharita de canela.
  • Una pizca de sal.
  • 84 gramos de mantequilla cortada en trocitos.
  • 30 gramos de copos de avena.
  • 40 gramos de nueces.

Manzanas peladas

Para el relleno

  • 6 tazas de trocitos de manzana.
  • El zumo de medio limón.
  • Una cucharita de piel de limón.
  • 4 cucharadas soperas de azúcar.

Preparación

1. Precalienta el horno a 190ºC. Pon la bandeja en la mitad del horno y engrasa un molde con mantequilla. El molde debe ser bastante profundo. Yo he utilizado el molde que suelo utilizar para casi todas las tartas, el de 20×5 .

2. Preparamos la cobertura poniendo todos los ingredientes en un procesador de alimentos. (También se puede hacer con un par de tenedores). La mezcla no debe tener trozos grandes, tiene que estar todo bien integrado. Lo dejamos a un lado mientras preparamos el relleno.

Crujiente de manzana

3. En un bol, mezclamos los taquitos de manzana con la ralladura del limón, el zumo y el azúcar. Ponemos la mezcla en el molde, y la vamos cubriendo con el crujiente, desmigándolo con los dedos, hasta que esté todo bien cubierto.

Azúcar limón y manzanas

Cruble de manzanas cobertura

4. Metemos el molde en el horno de 30 a 40 minutos, hasta que la cobertura esté dorada y las manzanas blanditas. Tenemos que dejar enfríar el molde por lo menos 45 minutos antes de comer.

¿El resultado? Un postre delicioso, con una base súper tierna de manzanas (perfecto para aquellas personas a las que no les gustan los postres demasiado dulces), que al masticar contrasta con el topping crujiente.

 Crubmle de manzana

Crumble de manzana

¿Te atreves a adelantar el otoño en tu cocina? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.