¿Dónde está mi pisazo «made in Hollywood»?

Hace relativamente poco, me he embarcado en la difícil misión de buscar piso. ¡Qué digo piso! EL PISO. Ese pisazo de película yankee, con varias habitaciones, dos baños, armarios empotrados y una de esas cocinas tan cuquis en las que cabe hasta una mesa redondita para desayunar.

Pero según van pasando los días de búsqueda me hago más consciente del error en el que he estado viviendo toda mi santa vida. ¡Maldita industria del cine! No sólo nos han hecho creer que existe el príncipe azul, no… Ahora resulta que también nos quieren hacer creer que existe EL PISAZO.

It was a lie

Varios ejemplos:

PENNY

Vamos a ver. ¿Desde cuándo una persona que trabaja como camarera (en un establecimiento que no tiene una estrella Michelín), es capaz de pagar este piso ella sola?

Piso Penny

Pase que quieran hacernos creer en la bonita historia de amor entre “rubiaza animadora de instituto” y “friki que en la vida real…ejem ejem”, pero esto ya pasa de castaño oscuro… Señores de The Big Bang Theory, esto no se hace.

 SARAH

Así sin más «Sarah» no te dirá nada pero… si te digo que es el personaje más odiado de Love Actually seguro que la ubicas.

Sarah Love Actually

Cada vez que veo esta película pienso en dos cosas. Primera: «pero que tooooonta que eres Sara«. Segunda: «pero qué piso más cuqui tienes Sara«(aunque dejases escapar a Rodrigo Santoro)

Facepalm

Y ya nos quedamos en Londres, y aterrizamos directamente en casa de otra de nuestras solteras de oro:

BRIDGET

Vamos a ver ¿Me estás diciendo que una persona sola, con un trabajo que no implica a) drogas o b) tratos con traficantes de armas, puede costearse este piso en el centro de Londres? De L-O-N-D-R-E-S.  Sólo tengo que añadir: JA JA JA JA JA.

Bridget Jones

AMELIE

No vamos a entrar a valorar si en la vida real podría existir este extraño personaje, con una insana fijación por las cucharas y los orgasmos ajenos… lo que sí que no nos creemos querido Jeunet es que una camarera de 22 años pueda costearse ella solita un apartamento ¡En el maldito Montmatre!  No me creería que pudiera pagar un apartamento diminuto a hora y media de Paría, mucho menos en la Malasaña parisina… En una palabra: imposible.

Piso Amelie

 

Yo mientras tanto seguiré buscando en portales inmobiliarios, mientras me acuerdo de Bridget, de Sarah, de Penny…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.